sábado, 14 de mayo de 2011

Injusto golpe a la Abuelas de Mayo


Las Abuelas de Plaza de Mayo han tenido éxito en ayudar a 104 jóvenes a descubrir sus raíces biológicas, después de que fueran separados de sus padres como bebés dentro de los centros clandestinos de detención y tortura, y entregados en adopción durante el gobierno militar que reinó entre 1976 y 1983 en Argentina,.

La gran labor de la agrupación de las Abuelas recibió esta semana un golpe durísimo a sus aspiraciones, cuando el Congreso estadounidense, en una medida severa e incongruente con la política de derechos humanos, se negó a desclasificar documentos de inteligencia de la época de la dictadura que podrían haberle ayudado a las Abuelas con su misión de seguir obteniendo información sobre otros 400 casos que quedan pendientes de investigación.

Se trataba de una enmienda del diputado por Nueva York Maurice Hinckey, la que fue votada en contra (214-194); después de que este diputado había salido exitoso tras posicionar en el Congreso estadounidense una enmienda similar sobre Chile, lo que provocó que EEUU desclasificara documentos de la dictadura de Augusto Pinochet tras el golpe de 1973 contra Salvador Allende.

Varios dictadores argentinos de la época fueron condenados y siguen siendo procesados por robo de bebés y otras crueles actividades que derivaron en la desaparición de decenas de miles de personas.

La no desclasificación de documentos de inteligencia por parte de EEUU de esa macabra época en Argentina, es un golpe duro e injusto contra las Abuelas, pero también contra todos los ciudadanos argentinos. Se trata de un golpe a los derechos humanos y a la verdad histórica, a la que todos tenemos derecho.