sábado, 27 de noviembre de 2010

Libertad de prensa y democracia

video
De visita en mi ciudad natal, San Francisco, Córdoba, Argentina, me entrevistaron en el programa AquíAhora de Canal 4 que conducen Daniel Pastore y Gómez, sobre los niveles de libertad de prensa y democracia en Latinoamérica.

Dona tu voz por los que no tienen voz

Esta es una de las campañas más creativas a favor de denucniar los críemenes en contra de periodistas y la impunidad que los rodea. Ojalá muchos puedan concursar enviando videos o al menos escribiendo letras o poemas, de tal forma de seguir educando al público que cuando matan a un periodista en represalia por su labor y denuncias, se mata un pedazo de democracia.
Dona tu voz por los que no tienen voz

Correa y su cinismo

Rafael Correa se sigue comportando como uno de los presidentes más arrogantes y arbitrarios de Sudamérica, enfrentándose a todo aquel que pronuncie una palabra de crítica en su contra o de su administración.
Endiosado, Correa se cree ser supremo e infalible, haciendo ver que todo aquel que despotrica en su contra es simplemente un desestabilizador de su gobierno o golpista, de ahí que continuamente amenace a la oposición y le endilgue a los medios de comunicación atrofiar su revolución.
En la reciente reunión de la UNASUR en Guyana, donde dejó la presidencia del organismo, instó a los demás presidentes a dictar leyes para regular a la prensa; una actitud demasiada soberbia, como creyendo que la libertad de expresión es patrimonio de los gobiernos. Además, no hace falta pedirles a los demás gobiernos que hagan lo que lamentablemente ya están haciendo y la censura de medios que él mismo busca a través de una Ley de Comunicación que ya ha sido criticada hasta por los organismos descentralizados de la OEA.
Correa defiende su interpretación rebuscada y equivocada de lo que es libertad de prensa, asumiendo que todos los medios cometen abusos y que no se trata de libertad de prensa sino de empresa. Dijo que en nombre de esa libertad se han desestabilizado presidentes y gobiernos y por ello “debemos perder el temor reverencial de tratar estos temas y buscar una legislación adecuada para combatir los excesos de cierta prensa".

"No nos engañemos, desde que se inventó la imprenta, la libertad de prensa no es otra cosa que la voluntad del dueño de la imprenta", pero en esta cita, si fuera cierto, tuviera que haber agregado que en Ecuador, el Estado se ha convertido en el dueño mayoritario de canales de tv, radioemisoras y periódicos.

No solo se trata de un presidente con mucho de arrogancia, sino también de sarcasmo y cinismo; actitudes muy alejadas que debería tener un primer mandatario.

viernes, 26 de noviembre de 2010

La desconfianza de los jóvenes

Ninguno de mis tres hijos, de 24, 22 y 21 años, votó en las elecciones intermedias de EEUU a principios de noviembre. Cuando me interesé sobre su falta de participación, argumentaron: “No tenía ganas de decidir entre un candidato más corrupto que el otro”; “todos son muy falsos, dicen una cosa y hacen otra”; “mucha negatividad en los debates y anuncios por tv”.
Sus respuestas evidencian la frustración y la falta de interés en la política que tiene el grupo entre 18 y 29 años de edad. La creciente apatía se tradujo en un 20% de participación electoral, una caída considerable desde las elecciones presidenciales del 2008, cuando Barack Obama arrastró a las urnas al 51% de los jóvenes.
Las objeciones de mis hijos pueden ser las de cualquier chico de la región. En Argentina, a pesar de que los jóvenes peronistas y kirchneristas comenzaron a mostrarse más a activos y libres para actuar tras la muerte del ex presidente Néstor Kirchner, los datos tampoco son alentadores. Una encuesta reciente de la Universidad Católica de Córdoba reveló que un 87% de los estudiantes de escuela secundaria desconfía de los políticos, 73% de la justicia y 57% de la prensa, entre otras mediciones desalentadoras.
Incluso en países con democracias fuertes, como Chile, existe desencanto con la gestión de gobierno en general y con los partidos políticos. Un sondeo en Santiago de la organización País Joven, mostró resultados parecidos a los de Argentina, EEUU, Brasil y Venezuela: un 90% de la juventud desconfía de los políticos y del Congreso, y a un 80% no le interesa votar.
Los incidentes reiterados en Chile sobre violencia estudiantil o la toma de colegios en Argentina para exigir mayores comodidades y mejor educación, muestran atajos que los jóvenes no parecen encontrar en partidos políticos adulto-dependientes o en líderes que no reflejan sus intereses, no responden con pragmatismo e incumplen promesas.
Esta semana en Córdoba, muchos jóvenes se sintieron burlados cuando no se les permitió participar en la Legislatura provincial del debate de un nuevo proyecto de ley educativa como se les había prometido para detener la toma de escuelas.
El recelo sobre las instituciones está potenciado por la falta de oportunidades laborales y económicas del sistema; pero también por las denuncias constantes de corrupción que la justicia parece ignorar. A esto hay que sumarle la escasa instrucción cívica en la escuela, la deficiente participación en los centros de estudiantes, así como el relajamiento de la disciplina escolar, en la que se confunden derechos con normas y orden, y la búsqueda de atajos económicos que derivan en pandillas juveniles, drogas y crimen organizado.
Muchos partidos políticos tienen gran parte de la culpa. No son escuelas de formación, habiendo confundido la participación con la militancia y el debate de ideas con la agitación. El idealismo e ímpetu de los jóvenes es utilizado para armar fuerzas de choque o llenar concentraciones, más que para contribuir a la agenda política. La Cámpora, agrupación de choque manejada por el hijo de Cristina de Kirchner, y los cibermilitantes kirchneristas, son parte de esa ecuación, que se replica en muchas juventudes políticas del continente.
Esta manipulación de los menores pareciera dar la espalda a la Conferencia Mundial de la Juventud 2010 realizada en agosto en México, que pautó políticas de inclusión en varios campos, así como a la ignorada Carta Democrática Interamericana que pide crear programas para la juventud asegurando “la permanencia de los valores democráticos, incluidos la libertad y la justicia social”.
Valores descuidados, por cierto, según un estudio de organismos de la OEA, que reveló que los jóvenes chilenos y colombianos no captan muy bien situaciones que amenazan a la democracia, como el nepotismo, la corrupción o el control de los medios por parte del Estado.
Por ello, incentivar el debate de ideas, plasmar objetivos realizables, así como más instrucción cívica y lectura crítica de los medios, son materias esenciales que le caben a los partidos y a la escuela.
Reganar la confianza de los jóvenes es la asignatura pendiente, evitando que votar y participar sean tareas relegadas detrás de la fiesta de fin de año o la edad legal para beber.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Ortega y la reelección a toda costa

El presidente nicaragüense Daniel Ortega utiliza todo tipo de artimañas para perpetuarse en el poder. Sin dudas, la exacerbación del nacionalismo con el conflicto limítrofe con Costa Rica por el río San Juan, no puede leerse de otra forma.
Más allá de las válidas razones para ambos países y la interpretación de los viejos tratados limítrofes que impiden zanjar las diferencias, lo cierto es que la veta nacionalista favorece a un gobierno que fenece y le brinda las excusas necesarias para opacar desmanes internos, desconfianza y aguerridas formas ilícitas para aferrase al poder.
Ortega ha venido dando muestras fehacientes de querer reelegirse o auto imponerse a como dé lugar incluso a contrapelo de la Constitución que explícitamente limita a los presidentes estar por dos mandatos consecutivos. En su reciente historial se pueden contar, entre otros ardides, el fraude electoral del 2008, el uso del dinero del gobierno venezolano para comprar medios y sobornar conciencias, a que los jueces, ya todos sandinistas a los que por decreto extendió su mandato, votaran a favor de la reelección porque los derechos humanos del primer mandatario estaban siendo violados como ciudadano.
En fin, así como lo hizo Evo Morales, Hugo Chávez, Rafael Correa y lo intentó el derrocado hondureño Manuel Zelaya, Ortega no descansará hasta reformar la Constitución, doblegar a la Asamblea o hacer demagogia interna con tal de lograr la reelección, para lo cual, extender la confrontación con el gobierno tico siempre le dará un margen favorable.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Chávez dio la orden contra Globovisión

Como siempre pasa con el autoritarismo de Hugo Chávez, bastaron solo sus palabras en contra del presidente Guillermo Zuloaga, presidente de Globovisión, para que muchas de las autoridades de ese país se alineen con la voz de su amo, por temor, muchas veces, a sufrir represalias si no se muestran o por lo menos dan la apariencia de ser leales al régimen.

La deslealtad se paga cara ante Chávez. Por eso ya algunos diputados de la Asamblea Legislativa, incluso antes de que cambie su formato con los legisladores de oposición a partir de enero, se apresuraron a asentir a Chávez y condenaron a Zuloaga y a Globovisión, en la interpretación de que alguien que está prófugo de la justicia no puede ser dueño de un medio de comunicación.

La excusa es perfecta y muestra una vez más como Chávez busca por todos los medios desembarazarse de la única televisora crítica e independiente que alza la voz en contra del gobierno. Por ello es que sacó a relucir los dientes la diputada oficialista por Caracas, Desirée Santos Amaral.

Lo diputados oficialistas fueron convocados por el propio Chávez para mostrar esta coherencia política frente a un forajido. Lo que no entienden es que a Zuloaga se le inventaron los cargos, tanto de usura como de vilipendio, y se transformó, como muchos otros venezolanos críticos del régimen, en un perseguido que debió buscar refugio en otro país debido a que la justicia venezolana tampoco es independiente, sino politizada.

Pero ambos cargos contra Zuloaga son a título personal y nada tienen que ver con el manejo de su medio de comunicación.

Lo que realmente le molesta a Chávez es que Zuloaga haya elegido EEUU para la búsqueda de asilo y no otro país latinoamericano. Y esto no se debe al odio propagandístico que el mandatario tiene contra el imperio, sino a que en EEUU, a diferencia de muchos países, permite a los asilados políticos hablar y criticar a los gobiernos de origen o de los que se originó la expulsión o el auto exilio. Todo ciudadano en territorio estadounidense tiene derecho a la libertad de expresión.

Por ello Chávez salió en contra de Zuloaga este pasado fin de semana cuando el periodista hizo declaraciones en contra del autoritarismo gubernamental en Venezuela, en unas tertulias en el Congreso en Washington DC.

martes, 23 de noviembre de 2010

Inseguridad: pan de cada día

No hay sociedad más desconfiada que aquella que debe velar por su seguridad y no lo logra. Latinoamérica está sumergida en profundos índices de inseguridad que aniquilan el Estado de Derecho. Los índices delincuenciales así sea por causas relativas al crimen organizado o a la delincuencia común se han disparado en todos los países.

El 70 por ciento de los latinoamericanos se sienten inseguros y temerosos de sufrir algún delito, y el 90 por ciento se siente amenazado de que podrá sufrir alguna forma de delincuencia, según un sondeo realizado por la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (Flacso), con sede en Quito, denominado Gobernabilidad y Convivencia Democrática en América Latina 2009-2010.

La encuesta fue realizada por Flacso en 28 ciudades de 18 países. Tal como otras encuestas sobre las que hablé en los post anteriores, la gran desconfianza de los ciudadanos en los gobiernos, está demarcado por el desempleo, la falta de oportunidades educativas y la pobreza.

Los datos de percepción de la población son alarmantes. El 58% considera que la droga fluye libre en sus comunidades; el 60% que la policía es ineficiente ni tiene recursos para combatir el crimen organizado; mientras que la mayoría considera que la libre tenencia de armas desafía sobre manera a los gobiernos.

El estudio de Flacso remarca que la inseguridad, el pan de cada día, genera un círculo vicioso que alimenta la desconfianza en las instituciones del Estado.

lunes, 22 de noviembre de 2010

Políticos sin credibilidad

Los políticos siguen perdiendo en el peor de los rubros, el de la credibilidad. Una encuesta de la Universidad Siglo 21 de Argentina realizada en siete ciudades, mostró la plena desconfianza que la población tiene en sus líderes.
Días atrás, otro sondeo realizado por la Universidad Católica de Córdoba coincidió en mostrar la cruda incredulidad de los jóvenes para con sus líderes políticos, que alcanzó al 90 por ciento.
La encuesta realizada la semana pasada en las ciudades de Buenos Aires, Rosario, Córdoba, Corrientes, Tucumán, Mendoza y Rawson, mostró que más del 96 por ciento de la población descree de los políticos. Como en la mayoría de las compulsas de opinión, las mujeres y la gente menos pudiente son los sectores más desconfiados.
Estos datos no son patrimonio de Argentina, pero reflejan también lo que sucede en la mayoría de los países de la región. La falta de credibilidad está carcomiendo la democracia, fenómeno que queda patentizado con el alto abstencionismo que se evidencia en casi todos los procesos electorales.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Chávez vs. Zuloaga

No hay justicia independiente en Venezuela, por ello el presidente Hugo Chávez se toma la atribución de pedirle a la justicia que actúe en contra del presidente de la crítica Globovisión, Guillermo Zuloaga, quien mantiene un proceso de asilo político en EEUU.
Para justificar su exigencia de que la Fiscalía y los jueces de la Corte Suprema actúen en contra de Zuloaga, Chávez ahora insiste en que el periodista ha logrado juntar 100 millones de dólares para crear una conspiración para asesinarle.
Como siempre, Chávez busca las excusas más inauditas para llamar la atención y justificar sus declaraciones. Especialmente cuando Zuloaga da que hablar, como esta semana que apareció en algunos eventos organizados por entidades autónomas en la sede del Congreso de EEUU, ocasión en la que despotricó contra el gobierno venezolano al que calificó de “amenaza”.
Chávez, quien no soporta que hablen mal de él, expresó que “aquí hay un canal de televisión cuyo dueño anda prófugo de la justicia. Y no sólo anda prófugo sino que se da el tupé de ir como fue anteayer al Congreso de los Estados Unidos a despotricar de su país, de este gobierno, de este presidente".
Seguramente los dichos de Zuloaga le servirán a Chávez para demandar más acciones civiles y penales contra el presidente de Globovisión. Sobre Zuloaga ya pesan delitos de enriquecimiento ilícito, asociación ilícita, además de vilipendio y desacato; acciones todas propuestas por el Presidente venezolano.
Acabada la atención de las elecciones legislativas e institucionalizadas las expropiaciones de empresas privadas, seguramente ahora Chávez insistirá de ahora en más en su pelea versus Zuloaga.

La NOVENA: Nuestro amor paralelo

Con motivo de los 35 años de nuestra graduación de escuela secundaria de los Hermanos Maristas de San Francisco, Córdoba, estuve de visita y me reencontré con los amigos del alma. A pedido de Mario “tuquín” Miranda que se encargó de la organización de los eventos, fiesta y misa de acción de gracias en la Catedral, escribí esta nota en honor a todos los amigos y a la Novena, que se ha transformado ya en una marca registrada, que fue leída por el Alberto “Cabezón” Arrieta:

“La Novena no es solo imágenes, ni recuerdos. Es puro verbo. Acción. Pasión.
A pesar de nuestras arrugas, canas y tintes, se mantiene eternamente joven. ¡Siempre le llevaremos 17!

Para envidia de nuestros amores; los de antes, los pasajeros o los duraderos, la Novena es como nuestro primer amor: Indisoluble; incuestionable.

Pero es más que eso. No suplanta a nadie y ni le roba nada a nadie. Es un amor perpetuamente paralelo.

La Novena es una entidad y una actitud. Tiene vida propia. Nos da sentido de pertenencia, de comunidad; independientemente de nuestros destinos, suertes e intereses.

Tiene la fuerza centrífuga de absorber, mezclar y transformar. Todo lo convierte en historias, chismes y anécdotas. Así sean los logros de nuestros hijos o sus desgracias; o las babas derramadas por nuestras nietas; o nuestras canas al aire, nuestros divorcios, nuestros nuevos intentos; o los achaques que vienen con cada invierno.

La Novena funde todo en nada. Nuestros trabajos, nuestros avatares económicos, nuestras lágrimas o nuestros vinos. Todo es comprimido a nada. Solo prevalece lo que somos; no nuestras circunstancias.

Tiene la sabiduría de la forma circular. En ella nadie detenta liderazgos ni mandatos. Tampoco impone barreras. Iguala todo y a todos diluye en el mismo crisol, así fueran diputados o doctores, viajantes o contadores, burócratas o colchoneros.

La Novena es una entelequia atemporal y sin espacio. Donde se confunden épocas y episodios. Todo tiene el mismo valor. Somos y fuimos en cada instante, así sean los caramelos en el bolsillo del hermano Elvio o los dedos del hermano Pascual en los nuestros; las palmadas y las corras de trapo con Marcelino o la conjugación en el tablero futurístico de Antonio. Las kermeses de la primaria o los amasijos llenos de testosterona en los danzantes de la secundaria.

Somos y fuimos, en las piernas de la practicante de matemáticas o en las agachadas a cualquier profesora; o en los desfiles por 25 o cuando atrofiamos la subida de la bandera. En los retiros a Anizacate, las bicicleteadas a Freyre, la consagración en Bariloche, los penales en el campo de deportes o las frecuentes escapadas al Vai Ven.

Fuimos más que picardía. Equipo y unión, como en la histórica huelga de Mecanografía que jamás colegio Marista haya experimentado, en los derrapes en el cementerio, el secuestro en Devoto, los silbatos desde abajo del escritorio o la retirada corporativa frente al mirlo, que seguro arrancó carcajadas al Estrada al final del pasillo, al Cristo de la escalera o al bendito Champagnat empotrado en la Dirección.

Todo eso fuimos. Empezamos 42, fuimos 36 y terminamos 28. Competíamos como mayas o aztecas; tocábamos el toc-toc, el xilofón o la pandereta; usábamos orgullosamente la inscripción de HHMM en la espalda que los demás colegios curioseaban; y nuestros pizarrones cambiaron de negro a verde y las Remington a Olivetti.

Fuimos nombres y apodos. Fuimos desde el loco al negro; del mirlo a la negra y desde la flaca al tofi, del pibín al nenoto, del loco al negro o de la Margarita al Raúl. También fuimos con el gordo y el flaco, con el cacho y el cachito, con el nacho, el huevo, el yayi, el mafla, el gringo, el tuquín, el kaiá, el gerli, el pete, el perro, el sapo, el cabezón, el callo, el rupo, el palomo; o desde el Juan Eduardo hasta el Paul o del Luisito al Jorge.

En realidad no fuimos. Somos. Es que la Novena es generosa. Nos regala cada pasado como si fuera presente. Nos da vida. Nos distingue, nos identifica. Nos une, nos hermana. Nos da un espacio invulnerable, relevante y único en este mundo.

Y todavía hoy, la Novena es maleable. Nos permite incorporarle todo lo que hacemos, todo lo que somos, así sea en cada miércoles, en cada vino, en cada asado o en las ganas de estar siempre, a pesar de nuestros destinos y las distancias.

Su vitalidad - la de ayer y la de hoy - es nuestro aporte. Nuestra pluralidad y diversidad, y nuestras diferencias. Así somos, así nos respetamos, así nos queremos. No somos solo amigos, somos algo más.

Hoy la Novena cumple 35 años, pero lleva incorporado los 17 desde que la creamos, la preparamos y la nutrimos. Ella cumple y nosotros festejamos, y la agasajamos.

Es que nos ha regalado el más grande sueño, el de estar y sabernos siempre unidos”.

apatia_juvenil

apatia_juvenil