lunes, 10 de enero de 2011

Lionel Messi: ¡Sin dudas! el mejor


Nunca dudé de que Lionel Messi debía ganar este Balón de Oro de la FIFA, aunque también pensaba que iría a parar en manos de Andrés Iniesta y de Xavi Hernández. Por suerte el pálpito no se dio y sí hubo justicia para premiar a quien, hoy por hoy, es el mejor futbolista del mundo.

Hubiera sido correcto que alguno de los dos españoles se llevaran el premio por su trabajo en el Barcelona y por la Copa del Mundo. Pero no hubiera sido justo. Reconozco que no ha sido fácil para los españoles que, según las encuestas y los deseos, tenían de favoritos a sus compatriotas.

Digo que no hubiera sido justo porque este año no se puede desconocer lo que la “Pulga” aportó al fútbol. Los otros son dos futbolistas fuera de serie, técnicos, milimétricos, fríos, creativos, inteligentes; pero Messi es todo eso, pero hay que agregarle un adjetivo que solo pocos futbolistas han tenido en la historia: mágico. Hace de la nada, de la falta de espacio y de tiempo… todo… y goles – 62 en un año – de todos los colores y para todos los gustos.

No por nada donde va Messi los estadios se llenan, los equipos contrarios y las asociaciones de fútbol reclaman si el Barcelona o la selección Argentina se presentan sin Messi o lo cuidan en el banco. Eso no pasa con Iniesta o Xavi.

Hace unos meses atrás escribí en otro post lo que creo: “Los iluminados y geniales tienen la característica de crear ilusiones que van más allá del deporte. Es por eso que a las gambetas de Lionel Messi o a las clavadas de Lebron James las ovacionan hasta las hinchadas contrarias, ya que se asumen como destrezas universales por fuera de competencias nacionales y ajenas a pasiones y colores. Más aún, estos seres están dotados de cierta magia que generan expectativas a pesar de que tengan un bajo rendimiento pasajero. Confiamos que en un segundo crearán una jugada salvadora que, por sí sola nos hará saltar de la silla, y será suficiente para derrotar el aburrimiento frente al televisor o justificar que la ida al estadio valió la pena”.

Por eso considero que mientras la “Pulga” juegue con esa magia, con una combinación de muchos y estupendos goles y campeonatos, el Balón de Oro no podrá escaparse de sus pies.

1 comentario:

Simón dijo...

Nadie pone en duda que Lio sea el mejor jugador del mundo, con el permiso de CR7. Lo que se valora en el balón de oro es al mejor jugador de la pasada campaña en cómputos generales. Y teniendo en cuenta el mundial, Messi no lo fue. ¿Dónde estuvo esa magia en esa competición?, ¿acaso en el combinado argentino estaban esos jugadores que le hacen brillar en el Barca con sus pases inverosímiles?, ¿cuántos goles anotó en sudáfrica?
Si hablamos del mejor jugador del año 2010, el máximo merecedor de ese trofeo habría sido Sneider. Por justicia futbolística Xavi Hernández, sin ningún género de dudas.
A partir de ahora, los señores de France football y Fifa no tendrán que romperse mucho la cabeza y alternar a Lio y a CR7 como futuros ganadores de este galardón.
Saludos cordiales, Simón.