lunes, 5 de mayo de 2014

NBA y FIFA: Reacciones distintas al racismo

En un país donde la justicia se percibe y se pretende severa, era de esperar que la NBA, la asociación de básquet de EE.UU., condenara a “pena de muerte” a Donald Sterling, el propietario de los Clippers de los Ángeles, por comentarios altamente racistas que se resisten a abandonar la cultura estadounidense.
A pesar de que el comisionado de la NBA no es juez, debía mostrarse estricto con la aplicación del reglamento ético/administrativo, para remarcar la política de tolerancia cero al racismo. Así vedó a Sterling de por vida en cualquier actividad de básquet profesional, lo multó con 2.5 millones de dólares y, seguramente, lo obligará a vender su equipo.
La prueba del delito fue concluyente. En la grabación telefónica, difundida por el sitio digital deportivo TMZsports, Sterling le refriega a su novia haber publicado una foto en Instagram con Magic Johnson, diciéndole que puede acostarse con negros, pero no promocionarlos ni traerlos a su estadio.
La infracción y la evidencia sobre un tema todavía a flor de piel, pese a siglos de lucha por la igualdad, obligaron a la NBA a ser políticamente correcta. En especial ante una persona pública, interna a la institución y reincidente, que ya había sido condenado por la justicia por discriminar vivienda a negros y latinos.
La reacción también tuvo que ver por la presión creciente que ejerció la Casa Blanca, artistas, periodistas, estrellas actuales y pasadas, como Lebron James y Michael Jordan que, con pulgar para abajo como en circo romano, pedían castigo severo. De lo contrario, las amenazas implicaban boicots contra juegos y contagio de conflicto a otros deportes profesionales.
A la NBA, con 76% de jugadores de raza negra y cuidadosa de la discriminación, con programas propios de igualdad de género, étnicos y de origen, no le quedó otra que ser severa. Tal vez actuó con mayor firmeza que un juez, que hubiera contemplado atenuantes ante una evidencia de origen dudoso.
La alta sensibilidad por el tema y la presión de los líderes de opinión, no permitieron que se considere el mayor atenuante. Se trató de una grabación clandestina de una conversación telefónica privada; una riña de celos, en el que la pareja suele terminar en insultos y con intención de herir.
Sorpresivamente, esa invasión de la privacidad quedó fuera de la discusión, siendo que meses antes, la sociedad condenó al gobierno por usar esas mismas prácticas delictivas para espiar a ciudadanos a través de la Agencia Nacional de Seguridad.
Más allá de los atenuantes, lo importante del mensaje de la NBA no fue tan solo por su contundencia, sino por su posible influencia. Quizás contagie a otras federaciones deportivas, como la FIFA, que ha sido más tolerante ante el racismo y la discriminación dejando a sus integrantes indefensos y a tener que apelar a acciones individuales.
Prueba de ello es lo que ocurrió al defensor del Barcelona, Dani Alves. Comió la banana que le arrojaron en el estadio del Villareal, lo que despertó una oleada de solidaridad anti racista en las redes sociales, cuyos usuarios, celebridades y comunes, copiaron el gesto de Alves bajo la etiqueta #todossomosmacacos. La actitud jocosa fue significativa, considerándose que se trató de una reacción popular ante la inacción de las autoridades españolas y de la FIFA contra el racismo.
Su caso no es nuevo, denunció que él y otros futbolistas vienen absorbiendo insultos desde hace 10 años y en todos los estadios sin excepción. Por ello, ente la vergonzante inacción, piden legislación más severa contra fanáticos y futbolistas racistas, así como se implementaron en Inglaterra y Alemania.
Los casos en contra de Sterling y el gesto de Alves, y la correspondiente cobertura en medios y  redes sociales, tienen la virtud de haber elevado la conversación pública. Empujaron a empresas a actuar para que boicoteen auspicios, motivaron a políticos a pensar legislaciones y, sobretodo, incentivaron campañas de solidaridad y educación sobre los estragos de delitos y mensajes de odio, que no son ajenos a país alguno.
El Mundial de Fútbol será la próxima prueba anti racismo. La presidente Dilma Rouseff dio el primer paso. Conmovida por el gesto de Alves, comprometió recursos y medidas para que el “jogo” no sea solo bonito, sino también limpio. 

2 comentarios:

Javier Nicolas dijo...

No sólo debe ser el proximo Mundial de Futbol terreno Anti->Racista ! Sino tambien en todos los escenarios públicos, principalmente en los medios telivisivos, publicitarios y en la industria cinematografica, donde todavia persiste esta conducta inhumana !

m vivi dijo...

It's also possible to choose between numerous methods of stone artist timepieces that exist. rolex replica These types may differ, one example will be, inside level of diamond jewelry. You will discover would make which may have diamond jewelry for your knowledge. hublot replica A couple of will need just one single designed for every one of the 12 many hours from your wall structure timepiece. fake hublot Diverse stone artist timepieces offer the diamond jewelry through their wrist groups. There is certainly just one single regarding each desire! prada replica You may well be questioning what exactly the cost of this sort of observe will be. replica prada Charges are affected by several parts, including the dimensions with the observe, the particular quality, coloring, compound, besides the variety of diamond jewelry they've got.