martes, 2 de febrero de 2010

Por un puñado de dólares

No se trata de un “remake” con Clint Eastwood, aquella formidable película de 1964, sino de algo más contemporáneo, el uso de información privilegiada por parte del presidente Néstor Kirchner, cuando en el 2008 compró dos millones de dólares, mes que el dólar subió 25 centavos en Argentina.

Obviamente que el gobierno argentino actual, el mismo que estaba durante el uso de “un puñado de dólares”, es decir su esposa, atribuye que no hubo ilegalidad ante un hombre que presenta sus declaraciones juradas y tiene transparencia a la hora de dar a conocer sus ganancias.

Pero hay una gran diferencia entre la legalidad y la legitimidad, mientras a la primera la justifica la ley – así sea mala, inconstitucional o impráctica – a la segunda la guía la moral, es decir que no necesariamente cumplir con la ley implica que está bien o que no sea condenable desde la moralidad.

Se sospecha y con debida razonabilidad - especialmente por las denuncias de enriquecimiento ilícito en que ha incurrido la pareja presidencial y por los dólares que como gobernador el ex presidente había sacado del país en la época del “corralito” - que Kirchner debe haber usado información de “primera mano” para saber cuando tenía que apostar al dólar.

Con ese puñado de dólares no le fue mal a los Kirchner, que según su declaración jurada, devengaron intereses por casi 650 mil dólares por sus 29 plazos fijos en la moneda estadounidense.

El caso plantea, además, otro problema ético: ¿Puede un presidente apostar en lo personal a una moneda extranjera, es decir a no confiar en la propia? Es la misma pregunta que flota en el ambiente educativo: ¿Puede un presiente desconfiar de la educación pública y mandar a sus hijos a la escuela privada?

1 comentario:

Benny dijo...

I agree with that author that replica watches uk would have been a nice touch, and I also suggest that if a few of the bridges were black ruthenium finished replica watches uk would add a perfectly complementary facet to the presentation. Operation and ratings are maybe not ideal, but certainly without concern. It is a classic caliber and watch attempt after all. The rolex replica uk store function makes use of a blued central second hand with red tip and rolex watches arrow counterweight. Vintage is very much in vogue right now, and many brands are releasing watches in deliberately antiquated styles to attract the growing consumer base of all things retro. Generally speaking, these replica watches are simply redesigns of existing products, using the same modern movements and dial rolex replica sale as the rest of the brand is catalog. Elements like faux patina, gilding, and distressed leather are then added to achieve an old world rolex replica uk.