viernes, 20 de enero de 2012

Apagón digital, mucho bla bla


Si bien ya elaboré mi columna sobre “SOPA, PIPA y la policía digital” que aparecerá en diarios a partir de mañana, quiero dejar en claro algunas apreciaciones sobre lo que sentí respecto al “apagón digital” liderado por Wikipedia y Google, entre otros, que no estarán en la columna – o muy sintetizadas – por razones de espacio.

1)    No mucha gente e incluso periodistas están muy al tanto de lo que está en juego. Muchos reaccionan, opinan solamente por el “ruido” que se ha generado, usando los mismos argumentos  y opiniones que escuchan o leen, pero sin reparar en los hechos concretos.
2)    Todo el mundo se ha llenado la boca de libertad, de que el internet debe ser libre, justificando a los malhechores, delincuentes y criminales, sin hacerlos responsables de sus actos, ya sea porque ofrecen o venden materiales pirateados y falsificados o infringiendo derechos de autor y no pagando regalías.
3)    La protesta de las grandes empresas tecnológicas no estuvo centrada en el tema meramente de la libertad como un valor abstracto o vacío, porque en realidad todas estas compañías siempre han dicho que se deben buscar mecanismos para proteger el derecho intelectual.
4)    Lo que se protesta – y a muchos se les ha pasado por arriba - es que los proyectos de ley  SOPA (Ley para Detener la Piratería Online) en Cámara de Diputados y PIPA (Ley para Proteger la Propiedad Intelectual) en el Senado no son buena opción porque imponen a las compañías de internet un poder de policías y asumir un papel de auxiliares de justicia que no les corresponde.
5)    Bajo este aspecto, creo podrían incurrir muchas veces en provocar censura y censura previa si se les obligara a estas empresas que por sí mismas controlen, sean policías y hagan de jueces para cerrar o bloquear sitios por la sola presunción de que estuvieran cometiendo delitos. Esto es realmente un absurdo.
6)    Debe, en todo caso, ser la justicia la que dentro de un proceso judicial condene a un infractor y ordene a Google o a Facebook cerrar o bloquear un sitio criminal – con la debida garantía del debido proceso y el derecho a la defensa para el acusado. En esa actitud y función que le corresponde y debe asumir el Estado, se brinda la garantía necesaria de que las empresas den la libertad de siempre para que el internet sea libre y abierto, pero que también cada uno se haga responsable de su uso, como en cualquier actividad humana.
7)    Lo principal es que no se debe confundir libertad con robo, y que en nombre de la libertad se justifiquen las acciones de los delincuentes.

Más, en mi columna semanal.