domingo, 1 de febrero de 2009

Ortega y el Plan Semana Santa

El líder opositor al Frente Sandinista de Nicaragua, Eduardo Montealegre, quien viene despotricando con que le han robado las elecciones de noviembre pasada mediante un fraude inmenso, tiene razón ahora en denunciar que el presidente Daniel Ortega está obsesionado en hacerlo encarcelar.

En una visita que hice la semana pasada a Nicaragua con una delegación internacional de la SIP para investigar temas sobre libertad de prensa, una fuente de alto nivel me dijo que el gobierno de Ortega tendría entre manos el Plan Semana Santa, que consistiría en seguir apoltronándose en el poder.

Este plan tendría, entre otros objetivos, los siguientes: quitarle la inmunidad parlamentaria a Montealegre para procesarlo por el caso de los Certificados Negociables de Inversión (Cenis); sacaría a la jefa de Policía, Aminta Granera, ya que la ex guerrillera se ha vuelto demasiado independiente del gobierno y no respeta los órganos parapoliciales creados por Ortega, y lograría que la Corte Suprema – ocho integrantes sandinistas y ocho liberales – vote en contra de un recurso de inconstitucionalidad sobre la Ley Arce, la que dejaba sin efecto exoneraciones impositivas para insumos importados para los medios de comunicación.

Esta última medida, permitiría al gobierno recaudar dinero ante la aguda crisis económica, profundizada por la reducción de ayuda del gobierno estadounidense y de varios europeos, debido al fraude y al tono autocrático que está adoptando el “danielismo”.

3 comentarios:

Quejo Didos dijo...

Es obvio que el dirigente de Nicaragua no ha cambiado y jamás cambiará. Es una vergüenza y un insulto a la inteligencia de los nicaragënses y los centroamericanos tratar de disimular las intenciones reales de esta gente. Consolidar otra dictadura comunista en Centroamérica es una etapa que Nicaragua ya superó y ya también le dio un rotundo NO en 1990. Ahora ¿por qué éste con la ayuda del otro corrupto ex-reo Arnoldo Alemán se limpian con el pueblo y hacen lo que quieren? No hay ningún respeto a la constitución ni a las leyes del país.

Daniel Ortega y su mujer Rosario ¨la chamuca¨ Murillo hacen hasta lo increíble para salirse con las suyas. ¿Cómo es que hay gente que aun los apoye cuando han detruido la imagen y economía del país? A estas alturas con el trayecto que lleva Nicaragua historicamente se supone que ya le era de las dictaduras, del comunismo fracasado, violencia y del desastre economico y fiscal ya haya terminado. ¡Pero éste gremio no quiere cesar! ¡Éste gremio quiere destruir el país nuevamente para hacer de ella una nación de esclavos y violar las libertades de sus ciudadanos! Éste gremio no le importa nada más que consolidarse en el poder y si eso significa, emigración, desastre economico, represión, violencia y miedo pues entonces así sea.

Es precisamente por esta razón que la nación de Nicaragua se le tiene que parar a este grupo de diabólicos y decirles no nos van a callar, no nos van a decir lo que tenemos que decir, no nos van a forzar a hacer lo que nos exigen, no vamos a dar un paso atrás en permitir que nos limiten nuestras libertades. No vamos a permitir otra dictadura, tiranía y opresión más. ¡No vamos a permitir más atropellos, robos e injusticias como el robo de los comicios en noviembre! ¡CÁRCEL PARA ORTEGA! ¡LIBERTAD, PAZ y DESARROLLO PARA NICARAGUA!

Anónimo dijo...

Que ridiculos los sandinistas, despues que lucharon contra el dictador Somoza, hoy ellos estan promoviendo una dictadura. Somoza por lo menos no empobrecio a Nicaragua, pero este violador no solo de mujeres, tambien violador de los derechos humanos y libertad de expresion, esta llevando a Nicaragua hacia una profunda pobreza. Si tanto quieren a Nicaragua como ellos dicen, los sandinistas deberian darle un golpe de estado a ese sinverguenza imitador de Fidel Castro y Hugo Chavez.

Anónimo dijo...

Espero que sea mentira esto de que saquen a Granero, porque es una de las pocas resistencias que tiene el poder en Nicaragua