martes, 26 de mayo de 2015

Superclásico dantesco

El superclásico argentino fue dantesco. Demostró que el fútbol es parte del contexto. De una sociedad violenta, insegura y políticamente polarizada no se puede esperar un espectáculo deportivo pacífico, seguro o que acople las  pasiones de uno y otro bando.
La violencia está descontrolada. Asola dentro y fuera de los estadios. Los índices de crímenes están por las nubes, así como el acoso psíquico y emocional, ese tipo de violencia que también es incentivada desde el poder público y que determina que hasta las menores discusiones terminen mal y debilitando la convivencia social.
El gobierno tiene responsabilidades. Es acomodaticio justificar que los desmanes en el Boca-River fueron solo producto de conspiraciones para cercenar la vida política de posibles candidatos presidenciales como Mauricio Macri o a la inversa.
Lo que sucedió durante y después de aquel jueves fatídico de Libertadores es parte del aquelarre nacional. La pasión descontrolada de las barras bravas, aún peor, incentivada, como están demostrando las investigaciones, siempre desbordará en fanatismos por más que las hinchadas visitantes no puedan entrar a los estadios. Tiros, puñaladas, botellazos, bengalas, racismo y gases tóxicos sirven de muestra.
Lo de Adrián “El Panadero” Napolitano no fue tan grave por tirar aerosol en la manga, sino por su intención y la de sus cómplices. Su ingenuidad infantil no es creíble. Tampoco se puede justificar la candidez de los dirigentes que irrumpieron en la cancha y, mucho menos, la del técnico de Boca, El Vasco Arruabarrena, y sus jugadores que además de cuadrarse para jugar un partido ya suspendido, terminaron incentivando a los violentos con aplausos. Apabulló la falta de solidaridad con sus rivales.
La actitud del técnico boquense sobrepasó la decencia, más aún cuando esta semana sorprendió acusando a River de preferir ganar el partido en los papeles, eximiendo a su club de responsabilidades. No entendió lo que pasó. Tampoco lo entendió el gobierno nacional que amenazó con intervenir a la AFA, así como la Conmebol, que hizo caso omiso al castigo ejemplar que pretendía Joseph Blatter y la FIFA. ¿Para castigar a Boca? ¡No!  Para premiar el futuro del fútbol y combatir la violencia.
Es cierto que aquella noche todos quedaron sorprendidos y sin saber qué hacer. Se temió que cualquier decisión motivaría la reacción de 50 mil almas que con sus estribillos amenazaban con desbordar si no se jugaba el segundo tiempo. Los árbitros estaban perplejos, los jugadores querían influenciar sus decisiones y en una desesperante espera, el veedor de la Conmebol incentivó aún más la incertidumbre. Como Poncio Pilatos pidió a los jugadores de River continuar con el partido pese a las lesiones; mientras que a los de Boca, que tuvieran un gesto de solidaridad para descontinuar el partido. Su decisión fue interminable, pero llegó, por suerte, para evitar consecuencias inimaginables.
Los periodistas y relatores tampoco fueron muy profesionales. Como es costumbre, se comportaron en forma superficial y como un espectador más. Repitieron calificativos hasta el cansancio o por más de 60 minutos – “esto es una vergüenza”, “es lamentable”, “estamos enfermos” – más que luz sobre lo que estaba sucediendo. No tienen excusas. Tuvieron más de una hora para que sus equipos de trabajo consultaran a expertos sobre tóxicos y consecuencias deportivas o para buscar antecedentes sobre partidos suspendidos, como aquel que le dio los puntos a Boca en diciembre de 1988 por el petardo que la tribuna de Racing le arrojó al arquero Navarro Montoya.
El problema del superclásico no fue la violencia en sí, sino la apología de la misma. La mayor culpa debe recaer sobre la ineptitud de los organismos de seguridad, de los dirigentes que siempre fueron cómplices de las barras bravas y, sobre todo, de la Conmebol, que lejos de aplacar la violencia disimuló la gravedad de los hechos, incentivando futuros desmanes.
Lo infame de aquella noche es que no quedó mucho para el aprendizaje. La polarización, política y social, se encargó de que todos pudieran evadir responsabilidades. Empero, lo más nefasto que desnudó el superclásico, es que en ese clima de impunidad, los violentos y delincuentes progresan mucho más que los pacíficos y decentes. 

2 comentarios:

Xj Cheng dijo...

The added is Louis Vuitton Coeurs Charm.It is louis vuitton replica absolutely a admirable Valentine item,I think.It is fabricated of gold-finished assumption & lacquer,and actualization tiny hearts in ambrosial colors.You can use it as a key ring too if you wish! What's added important,The hearts are altogether advised in such admirable colors that will absolutely sweeten the attending of gucci replica your gucci replica.So ambrosial and romantic.If you wish a beautiful accent for your gucci replica,again a attractive Louis Vuitton agreeableness is what you're searching for.Let's personalize our accoutrements now!In the aboriginal 1800's,Louis Vuitton began as a baggage packer for replica louis vuitton the affluent Parisian families.He abstruse his barter able-bodied and with some automatic account and a lot of harder work,absitively to try his duke at designing his own luggage.His baggage was accurately advised to fit perfectly,while getting stacked,in baggage cars.Louis Vuitton created his replica belts own aggregation in the year 1854.Then to atom accurate or affected become an important affair during the online shopping.Actuality sum up four advantageous methods to atom affected Swatch watches:Each accurate Swatch has a altered account No composed by English belletrist and Arabic numerals.Altered belletrist angle for replica watches uk altered series.Abounding humans now adopt affairs a Swatch watch online to save time and money.

chenmeinv0 dijo...

cheap jordans
michael kors outlet online
lebron shoes
toms shoes
ray ban sunglasses
christian louboutin sale
mlb jerseys cheap
nfl jerseys
michael kors tote bag
toms shoes
2017.4.7xukaimin