lunes, 18 de junio de 2012

Protestas equitativas y para todos


Las cumbres presidenciales sirven para que todo tipo de grupos se exprese en protesta contra el status quo, aunque siempre hemos visto que éstas protestas sirven para combatir los excesos de las democracias, más que de las dictaduras.

Casi siempre sirven para el regocijo de aquellos gobiernos que hacen de las peleas ricos vs. pobres o desarrollados vs. en vía de desarrollo.

La Cumbre del G-20 que inició este domingo en Los Cabos, México, ya tiene varios grupos enfocados para protestar por los problemas financieros y económicos en el mundo de países más desarrollados, presión que no solo se ejerce contra los gobiernos sino también contra la banca privada a la que se le atribuye muchos de los males que hoy sufre la clase media.

También es bueno que esas protestas de grupos sociales, mayoritariamente de jóvenes, se exprese contra los candidatos presidenciales y medios de comunicación como en México, como el grupo YoSoy132, o en Chile por una eduación laica y gratuita o en Nueva York y otras ciudades estadounidenses mediante el grupo Ocupemos Wall Street.

En Río de Janeiro en estos días, con motivo de la cumbre del medio ambiente Rio+21, sucedió una interesante protesta, convocada por miles de personas de diferente credo y orientación sexual que desfilaron en la playa de Ipanema, contra el president iraní, Mahmud Ahmadinejad, quien llegará esta semana a Brasil.

La marcha fue convocada en contra de la intolerancia religiosa de los líderes iraníes, por la negación del Holocausto y, entre otras razones, por la dsicriminación y encarcelamiento de homosexuales.

“Queremos captar la atención del mundo para decir que el odio religioso perjudica el medio ambiente y Ahmadinejad representa el odio. El desarrollo sostenible pasa por los derechos humanos”, dijo Ivanir dos Santos, responsable de la Comisión contra la Intolerancia Religiosa de Brasil.