domingo, 16 de noviembre de 2008

De nuevo en la Luna

India anunció esta semana que llegó a la Luna con una sonda geológica y China que uno de sus astronautas hizo su primera caminata espacial hace dos. Estados Unidos anunció también, a través de la NASA, que está retomando sus lanzamientos hacia la Luna para seguir explorando el camino del hombre hacia Marte que se espera sea para la próxima década.

Pero lo importante para estos dos nuevos países es no haber demostrado que pueden llegar a la Luna, sino que se vienen consagrando como naciones desarrolladas tecnológicamente. Y para ello, como lo hizo Estados Unidos anteriormente en 1969 cuando llegó a la Luna, fue el presidente John Kennedy siete años antes, compitiendo con los rusos, quien estableció que para llegar al satélite se necesitaban objetivos de país.

Recuerdo que uno de los más importantes fue que Matemáticas y Ciencias se volvieron materias obligatorias en la escuela secundaria, las que serían además mucho más difíciles. Es decir, además de otros objetivos como un presupuesto acorde, la creación de oficinas de desarrollo tecnológico, Kennedy pidió alinear objetivos del Estados con los de la población general, y el país se concentró en la educación para ir creando un semillero de potenciales científicos, sabiendo que el paso en la Luna significaba mucho más que eso.

Estos ejemplos me hacen pensar que nuestros problemas en América Latina radican justamente en eso, en la falta de objetivos a largo plazo, en que no se educa para futuro y no se hacen abrazar objetivos a largo plazo, para que todos los ciudadanos juntos nos sintamos sincronizados con un objetivo común. Solo pensamos en tandas electorales que van de cuatro, cinco o seis años.

No hay comentarios: