lunes, 1 de agosto de 2016

Empieza la verdadera carrera: Hillary vs Trump

Terminadas las convenciones partidarias, empieza ahora la verdadera carrera por la Casa Blanca. La demócrata Hillary Clinton es la opción más estable y segura. El republicano Donald Trump es el más desconcertante e impredecible.
Visto así, y por las críticas y el rechazo que Trump recibe del 90% de la prensa, Hillary ganaría holgadamente. Pero no hay que descartar a Trump. Hoy las encuestas los dan empatados. Hillary representa el estatus quo, la continuación de un sistema político desgastado sin mucha conexión con gran parte de sus partidarios. Trump es el outsider, el anti sistema, el de crítica apocalíptica; de la que tampoco se salvó su partido.
Ambos muestran visiones de países diametralmente opuestos; polarización extrema. Hillary, por su dureza conservadora, posición económica abierta y loas al patriotismo, parece republicana. Trump es nacionalista en lo político y proteccionista en lo económico; casi un demócrata.
Pese al cambio de roles, y después de haber barrido a sus contrincantes en las internas, tienen para criticarse y ser criticados. En las convenciones, más allá de los globos y pancartas, no hubo grandes descubrimientos, sino sorpresas.
Los republicanos eligieron a un hombre sin convencimiento, pero sucumbieron ante su sorpresivo e histórico caudal de votos. Los demócratas prefirieron a la candidata más segura, pese a que Bernie Sanders, siendo el más viejo, representaba la mayor esperanza para los jóvenes y el cambio.
La convención republicana tuvo que lidiar con el plagio de Melania Trump por copiar párrafos de un discurso de hace ocho años de Michelle Obama, mientras que la cúpula demócrata debió lidiar con el engaño. La filtración en Wikileaks de 20 mil emails demostró que el partido favoreció a Hillary por sobre Sanders. Ante lo innegable, renunció la presidenta del Comité Nacional Demócrata, mientras el servicio secreto acusaba al gobierno ruso de esas filtraciones para favorecer a Trump, quien, irónicamente devolvió la estocada.
Trump pidió por Twitter a los rusos que encuentren los otros 30 mil emails que comprometen a Hillary por haber usado cuentas personales para intercambiar mensajes altamente confidenciales cuando era secretaria de Estado, comprometiendo la seguridad nacional. Los republicanos piden que la encarcelen desde que hace dos semanas el FBI la exoneró de toda culpa, justo a tiempo para su nominación.
Las acusaciones subirán de tono. Ambos candidatos no lograron unir a sus partidos. Algunos de sus partidarios votarán en blanco, otros no acudirán a las urnas y algunos usarán el voto castigo. Esa penalidad tiene justificaciones. Hillary tiene muchos flancos abiertos; la invasión de Libia, la guerra de Irak, los engaños amorosos de su esposo, el presidente Bill Clinton, pese a que en la Convención la alabó como la compañera inseparable durante 40 años. Trump es un showman boquiabierto y fanfarrón, populista multimillonario, que sorpresivamente ahuyenta a las minorías; esas que en los últimos tiempos han desequilibrado la balanza electoral.
Trump promete un país nuevo, más seguro, sin el crimen y el terror que le achaca a la mano débil de Barack Obama. Pronostica más empleos y fábricas en el país. No quiere tratados de libre comercio y quiere que EEUU no siga de policía por el mundo. Ella ofrece estabilidad económica, inclusión de clases y género, seguridad globalizada y quiere reforzar el programa de salud pública de Obama, asignatura que le quedó pendiente como primera dama en la presidencia de su esposo.
Gane quien ganare, la Casa Blanca ya no será igual. No se sabe el papel que le dará la primera mujer presidente de la historia a quien ya se sentó en el salón oval, al que usó de burdel con Mónica Lewinsky. También es incierto lo que sucederá si accede al trono el rubio peinado a lo Simpson y su esposa, una inmigrante eslovaca que no es arquitecta como dice su biografía. Sin dudas, con los Clinton o los Trump o esta emulación de House of Cards, la sátira política estará de parabienes.
Si Hillary gana habrá mayor certidumbre. Pero de ganar Trump no habrá apocalipsis. EEUU tiene un sistema político con fuertes contrapoderes y equilibrios que no permite un presidencialismo personalista. El poder será el mismo, solo cambiará el estilo. Trottiart@gmail.com


2 comentarios:

Benny dijo...

Fake hublot replica uk all-black tone appearance, regardless of its pillow-shaped ceramic case, dial iconic sandwich sandwich structure, or combination DLC (diamond-like carbon) coating of tag heuer replica sale metal clasp water leather strap, all black design . Caseback design in harmony with the whole, the smoke through the sapphire crystal glass window, the beautiful panoramic view of the cartier replica sale details. All the signature elements on the dial, including large fake rolex sale and hour markers, small seconds pointer and 9 o'clock position, date window and linear power reserve display, all covered with a layer of special light brown rolex replica sale luminous materials. Replica watches uk high-tech ceramic materials and metal, including metal alloy tag heuer replica carbide. This represents a high-tech ceramics, high-tech ceramic with platinum alloy again evolved, it along with the excellent performance of two replica watches uk ceramic and metallic materials. This innovative material was first launched in 1993 in RADO Rado Sintra Silver Diamond series by RADO Rado. Titanium carbide ceramics with the same quality and high-tech ceramics and advantages, texture, light, and temperature can be quickly adjusted according to body surface temperature. Its molding process in a very precise mold was produced in conditions of high pressure of 1000 kPa.

jan dijo...



شركة تركيب جبس بورد بالرياض
معلم دهان ابواب خشب بالرياض
معلم دهانات بالرياض
شركة تركيب واجهات حجر بالرياض
شركة تركيب واجهات حجر بجدة
شركة نقل عفش من السعودية الى سوريا