martes, 27 de agosto de 2013

Internet.org, espionaje y credibilidad

Mark Zuckerberg, creador de Facebook, propuso que el internet llegue a cinco billones de personas en el mundo en una alianza con varias compañías de comunicaciones, entre ellas telefónicas, fabricantes de móviles y de software, con la idea de que “todos” estén conectados y en “cualquier lugar” del mundo.

El plan a través del nuevo consorcio llamado Internet.org bajo el dominio www.internet.org (¡increíble que ese dominio haya estado libre!) se enfoca principalmente en países no desarrollados donde el acceso todavía es caro y donde no muchos tienen teléfonos inteligentes.

Zuckerberg defiende su idea, ante los críticos que interpretan que se trata de una estrategia comercial de Facebook para conectar a mucha más gente que los 1.300 millones actuales, de que en un mundo más conectado y que comparta mejor el conocimiento, el desarrollo será mayor. Una de sus propuestas fundamentales es que la gente pueda conectarse a Facebook a través de teléfonos móviles regulares, algo que ya fue experimentado en varios países de África con resultados asombrosos que duplicaron el nivel de conexión.

Pero más allá de las propuestas y de las críticas, lo cierto es que uno se siente un poco desahuciado con todo esto del internet, después de que se comprobó que el gobierno de EE.UU. lo ha utilizado en una masiva estrategia de espionaje a través de la Agencia Nacional de Seguridad, no solo para espiar a los gobiernos amigos y enemigos - y hasta dentro del edificio de las Naciones Unidas - sino para revisar correos electrónicos y conversaciones telefónicas de usuarios regulares.

Expandir el internet también huele a expandir el espionaje por lo que la propuesta de Zuckerberg pierde fuerza y credibilidad, especialmente cuando se denunció que las grandes compañías como Google, Facebook y Microsoft, entre otras, recibían dinero de la Agencia en pago por los costos que tenían para develar información.


El gobierno de EE.UU. debe restablecer la confianza en el internet deteniendo sus sistemas de espionaje. La expansión de las tecnologías, como Obama viene proponiendo en cada discurso del estado de la Unión, mientras que el gobierno niega que detendrá el espionaje para “salvar al mundo’’, suena un poco a aquellas críticas y pérdida de credibilidad de EE.UU.,  cuando, para invadir Irak, se puso por excusa la detección de armas de destrucción masiva que poseía Sadam Hussein, las que jamás se encontraron.