sábado, 5 de mayo de 2012

Estoy asqueado, quebrado, desganado

Nunca una noticia me había provocado náuseas y un malestar físico que me duró todo el día, como cuando el jueves me llamó Idalia Gómez, nuestra periodista investigativa de la Unidad de Respuesta Rápida de la SIP en México, para informarme que en tres de las cuatros bolsas de basura encontradas a la vera de un río cerca de la ciudad de Veracruz, se encontraron los cuerpos descuartizados de tres colegas periodistas.

Desde que entré a la SIP en 1993, puse especial énfasis en trabajar en contra de la violencia contra los periodistas, en la investigación de los asesinatos y entender las causas de la impunidad para impulsar reformas de políticas públicas. En todos estos años he visto cómo los niveles de violencia crecieron y decrecieron en diferentes regiones y países,  cómo fluctuaron los móviles de los asesinatos en más de 300 crímenes ocurridos en la última década, comparé estadísticas con otras zonas del mundo, conversé  con familiares de las víctimas, con gobiernos, con organizaciones intergubernamentales, sermoneé en cursos de entrenamiento y hasta llegué a encontrar patrones de conducta entre los funcionarios corruptos, los asesinos del crimen organizado y los días en que más se comenten esos crímenes.

Pero nunca antes, como el jueves pasado, me sentí tan impotente y con tanta frustración al sentir que todos los esfuerzos de años pueden caerse de golpe y porrazo por unos criminales desalmados, cuya única motivación es enviar un mensaje para que todos los periodistas mexicanos se callen, no hablen del narcotráfico y dejen tranquilo al crimen organizado, que no lo reporten, que no lo denuncien. Un mensaje también para todos los que trabajamos en estas causas en defensa de los derechos humanos y la libertad de expresión, para que abandonemos nuestra lucha.

Entendiendo mis sentimientos, puedo comprender lo que sienten cientos de jóvenes mexicanos que abandonan su profesión por la ingratitud de la tarea, por la violencia y porque tampoco tienen las garantías necesarias de la autoridades para trabajar ni a veces las de sus propios medios en materia de protección o seguridad social. Entiendo perfectamente porque muchos colegas ven el cambio de rubro laboral como la única salida para escapar de una profesión golpeada, ingrata, casi sin sentido cuando es atacada con esta violencia.

Debería decir en este momento que redoblaré mis esfuerzos para trabajar en contra de los violentos. Sería lo ideal, lo razonable. Pero dejo esos sentimientos para más adelante, que ojalá me vengan de nuevo algún día o pronto y para que los narcos y criminales no crean que ganan todas sus batallas. Pero ahora quiero sentir lo que siento, quebrado, asqueado, desganado, frustrado, violado. Quiero sentirme en este luto, sin ganas de mover un dedo, sin ganas de nada, con ganas de hacer otra cosa, vivir con otros ideales, vivir de otra cosa. Quiero sentirme así, tan vulnerable como deben estar sintiéndose los familiares y colegas de las víctimas. Quiero entenderlos a ellos y a todos los periodistas que se cuestionan todos los días el por qué trabajar en esta profesión.

Sentirme así me hace sentir más cerca de Gabriel Huge, Guillermo Luna y de Esteban Rodríguez, así como de Regina Martínez, otra periodista que fue asesinada la semana pasada en esa misma ciudad de Veracruz.

6 comentarios:

ANALÍA ROMERO ASEF - DARÍO EDUARDO PÉREZ dijo...

Desde Argentina, total acuerdo con tu artículo.Ojalá sirva de algo, ojalá.

ANALÍA ROMERO ASEF - DARÍO EDUARDO PÉREZ dijo...

Desde San Francisco,Argentina... totalmente de acuerdo.Ojalá,cambie algo...aunque sea algo

Ricardo Trotti dijo...

Que bueno que escribas desde nuestra querida San Francisco. Gracias!!!!

Anónimo dijo...

No es tanto que se legalize la droga sino que se permita el tránsito de dicha droga desde América del Sur hacia América del Norte. Nuestros países deben simplemente cobrar por el flete de los furgones, vehículos, submarinos, etc. porque el consumidor es Estados Unidos por lo tanto ellos son los que deben bregar con dicho flagelo.
¿Porqué debe Centroamérica poner los muertos para que otros disfruten su adicción? En resumen, el vicio en Centroamérica es el alcohol y su distribución es legal en nuestros países.

Agen Texas Poker dijo...

I think more updates and will be returning. I have filtered for qualified edifying substance of this calibre all through the past various hours. Poker

mgmpoker88 dijo...

Great to see that someone still understand how to create an awesome blog. The blog is genuinely impressive in all aspects.
judi poker