sábado, 28 de enero de 2012

Primarias con (des)sazón latino


Las primarias republicanas que se decidirán en gran parte este próximo martes en este estado de la Florida, vienen mostrando debates, peleas y promesas entre los pre candidatos – Mitt Romney, Newt Gingrich, Rick Sanctorum y Ron Paul – para cortejar al voto hispano y al senador Marco Rubio o al ex gobernador Jeb Bush para eventualmente incluirlos como candidatos a la vicepresidencia con el ánimo de asegurar una fórmula ganadora.

Que Puerto Rico se convierta en el estado 51, que se harán más ajustes contra Cuba, que se disciplinará a Hugo Chávez, que se crearán más mercados de libre comercio en América Latina y muchas otras promesas más, son parte de las fortalezas de discursos que contrastan con la gran debilidad de propuestas concretas y factibles sobre inmigración, el Talón de Aquiles de los republicanos así como la todavía débil economía es el de Barack Obama.

Ningún pre candidato atina a decir nada especial o tener una propuesta decente para lidiar con el grave problema de inmigración ilegal que afecta a 11 millones de indocumentados (cálculo oficial aunque en realidad debe ser cercana a los 15 millones), por lo que todos los pataleos en el sur de la Florida no conseguirán el voto mayoritario de los latinos, aunque la estrategia es reducir la cantidad que históricamente reciben los demócratas y balancear la escala electoral.

Los republicanos actuales no tienen sazón latino. Sin embargo se las han arreglado muy bien para hacer mucho ruido y estar en el candelero. Romney salió ganador el jueves en el debate que se dio en Jacksonville por lo que vi por televisión, ya que cambió de estrategia después de que Gingrich le arrebató las primarias en Carolina del Sur. Desde el primer momento atacó a Gingrich y en un deja vu de debates pasados cuando Gingrich dijo que la pregunta sobre sus amoríos de casado de un periodista era “repulsiva”, Romney dijo que las acusaciones de Gingrich sobre su fortuna personal y la forma de hacer el dinero eran “repulsivas”, de acuerdo a los estándares históricos de la filosofía de libre mercado estadounidenses.

El martes será el gran día y creo que Romney ganará las primarias. Ya repuntó mucho en las encuestas y solo alguna otra estupidez como sucedió antes de Carolina del Sur en que dijo que todavía no mostraría su declaración de impuestos, pudiera hacerle perder. Creo que la suerte está echada, aunque los latinos y los indocumentados están desazonados o descorazonados.