lunes, 14 de noviembre de 2011

Messi el mejor, según la Time


No hay frontera que la calidad, vistosidad y virtuosidad de Lionel Messi para jugar al fútbol no haya sobrepasado. La prestigiosa revista Time, que el año pasado, escogió al fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, como personaje del año, lo eligió este año dentro de una nómina de 32 personalidades de las que el ganador quedará descubierto el 16 de diciembre.

No es fácil estar en esta lista. Menos para un deportista, especialmente porque el reconocimiento en casi todos los campos va para el personaje más influyente, malo o bueno, y en el deporte, por el tipo de disciplina, solo entran los destacados, los que han influido en el juego y sobre las multitudes. Así, Messi se compara al extra dotado basquetbolista Lebron James.

Probablemente el premio debería llevárselo el recientemente fallecido Steve Jobs por haber ayudado en la evolución imperiosa de la industria del conocimiento con los productos Apple, revolucionarios y elegantes, que han cambiado la forma en que nos comunicamos. Pero Messi, en el fútbol, también es eso. Ha cambiado incluso la forma que miramos el fútbol, y en el que aprendimos que la efectividad no siempre puede estar desligada de la virtuosidad. No importa si la Pulga todavía no resalta en la selección Argentina como en el Barcelona. Todos saben que además de la calidad individual, el fútbol se mide por el funcionamiento grupal. Pero también por la expectativa y esperanza que crea cada vez que toca el balón. En Barranquilla, para mañana, todas las esperanzas y temores están centradas, tanto de hinchas colombianos como de argentinos, en lo que hará Messi, si seguirá con la pólvora mojada o meterá unos cuantos o si asistirá a sus compañeros para las proezas.
 
Messi tiene ese tipo de personalidad dentro y fuera de la cancha que agrada. Su humildad lo hace más grande y casi todos, hasta los contrarios, prefieren que se destaque, pese al resultado. Ver a la Pulga en acción, jugando bien, es un regalo para el fútbol.

Seguramente obtendrá el próximo honor de la FIFA en tercer año consecutivo y no le darán este premio del Time. Pero el solo hecho de estar en la nómina con otros influyentes mundiales, deja bien en claro que más allá del Barcelona y del seleccionado argentino, Messi influye en el mundo y es un gran embajador para el fútbol.