domingo, 27 de junio de 2010

FIFA: errores garrafales

Los errores en la primera ronda se pudieron soportar, desde los goles que no le concedieron a EEUU o el que le concedieron al brasileño Luis Fabiano, quien la tocó con la mano, con el brazo (más que la mano de Dios fue con el Espíritu Santo) y muchas de las tarjetas amarillas y rojas que los árbitros sacaron con descontrol.
Pero los errores peores llegaron hoy en estos dos partidos de octavos de final. El gol de Inglaterra que no le dieron después de haber entrado medio metro de la portería alemana y que hubiese cambiado el partido, y el primer gol de Carlitos Tévez en off-side por al menos un metro en contra de los mexicanos, tuvieron seguramente trascendencia en el resultado final.
Claro que no se puede adivinar si los resultados hubieran sido diferentes, es decir que Alemania y Argentina hubieran clasificado para cuartos, pero de lo que sí estoy seguro es que la FIFA debe hacer lo de otros deportes profesionales e ir por la precisión. La tecnología es imprescindible para que nadie se enoje, haya broncas y hay fair play, al menos en las jugadas de gol o decisivas, como cuando se debe o no cobrar un penal. (O cuando clasificó Francia a costa de una mano de Henry que el árbitro no vio y dejó fuera del Mundial a Irlanda). El tenis mejoró mucho en equidad cuando se incorporó el “hawkeye” (ojo de halcón) y el básquet con el replay para los tiros de tres puntos. Hace poco fue una injusticia en el béisbol cuando l lanzador a Armando Galagaraga le robaron un juego perfecto.
La FIFA debe dejar de ser testaruda. La tecnología ayudará a los árbitros, ya que son humanos y se equivocan. El replay les ayudará a ser mejores árbitros, y al juego que todo sea más justo.

1 comentario:

Edwin Francisco Herrera Paz dijo...

Creo que el uso de la tecnología es resistida por la Fifa por el simple motivo de que perderían un elemento subrepticio de control, que podría necesitarse ante una eventualidad. Dicha eventualidad podría ser, por ejemplo, que un equipo de un país pequeño pasara a cuartos de final o a la final. Todos sabemos que la manipulación arbitral favorece siempre a los equipos favoritos. Estos generan mayores dividendo que los equipos chicos. Como prevalece el factor económico sobre el puramente deportivo es improbable que la Fifa incorpore la tecnología en las decisiones arbitrales.