jueves, 15 de abril de 2010

Desafiar leyes, obligación moral

El periodismo tiene la obligación ética de cuestionar y desafiar las leyes e incluso exponerse a castigos judiciales, cuando está convencido de que la legislación tiende a obstaculizar el derecho de la sociedad a conocer información de hechos de interés público o a limitar la libertad de prensa.

A menudo, los periodistas se enfrentan al dilema de acatar leyes o cumplir con la ética periodística y deben decidir cómo actuar ante valores igualmente reconocidos, como entre el derecho a la honra de las personas y el derecho del público a saber; o, por otra parte, qué hacer ante leyes injustas y arbitrarias.

Por eso, se ven casos de periodistas en EEUU que prefieren la cárcel a tener que obedecer a un juez que les pide revelar sus fuentes de información. En Cuba muchos eligen seguir opinando a pesar de que el gobierno utiliza la figura de “propaganda enemiga” de la Ley “mordaza” 88 para tirarlos en prisión; mientras en Venezuela los periodistas se exponen a ser detenidos si critican al Presidente, lo que es castigado por un Código Penal anacrónico que privilegia a las autoridades por sobre los ciudadanos.

Este interesante dilema lo acaba de vivir el diario salvadoreño La Prensa Gráfica, teniendo sus directivos que determinar si debían callar un homicidio para proteger la identidad de un menor cuyo crimen captó uno de sus fotógrafos en plena vía pública; o si tenían que informar el hecho por tratarse de interés público, justo cuando el Congreso y el presidente Mauricio Funes debatían sobre la conveniencia de reformas legales que permitirían mayores castigos a los menores delincuentes, para disuadir y controlar a los miembros de las pandillas juveniles.

El periódico tomó la decisión informativa de publicar la noticia a mediados de marzo, mostrando la foto del forcejeo entre dos jóvenes e identificando al agresor de 17 años en el momento que mata a su víctima con cuatro puñaladas. Muchos piensan que el diario cometió un delito al no acatar la ley que estipula la protección de la intimidad de los menores, tal como lo juzgó la jueza que esta semana impuso al diario una multa por violar la Ley Penal Juvenil y tratados internacionales sobre el tema.

Si bien la magistrada tiene que cumplir con administrar leyes, como se excusó ante sectores que le reclamaron su decisión, lo criticable es que tomó la legislación al pie de la letra sin las interpretaciones debidas. Entre otros aspectos, no consideró que el derecho a la reputación de un menor no pueda medirse sin diferenciar si es víctima de violencia (abuso sexual, por ejemplo) o si comete un delito simple - como hurtar en una tienda - o si, en cambio, es responsable de un homicidio.

En países donde los sistemas judiciales tienen mayor potestad para crear jurisprudencia, como en EEUU, la prensa no tiene que lidiar con estas disyuntivas, porque los menores que comenten delitos graves suelen ser procesados como adultos.

El diario salvadoreño tuvo la opción de no publicar, guardar las fotos, cumplir con la ley y evitar represalias. Sin embargo, escogió lo contrario y asumir riesgos, convencido de que así servía mejor al bien común. Y lo ocurrido en este caso durante las últimas semanas en El Salvador, prueba que desafiar las leyes, si bien es una tarea tediosa, muchas veces es una responsabilidad y obligación del periodismo.

El criterio editorial de publicar sirvió para que se profundice el debate público sobre la inseguridad ciudadana y la delincuencia juvenil, temas de gran relevancia en El Salvador, donde se registra un promedio de 12 homicidios diarios, lo cual también tiene en vilo a otros países latinoamericanos.

Lo más importante de la decisión periodística, es que La Prensa Gráfica ha nutrido el debate poniéndole un rostro, el de Carlos Garay, el estudiante asesinado, privilegiando la memoria de la víctima por sobre el derecho del agresor. Los resultados están por verse, pero ya hay consensos legislativos a punto de concretarse, que buscan disuadir a los jóvenes con mayores penas y excepciones a la intimidad cuando se trata de delitos graves como homicidios, extorsión o agresiones sexuales; así como reformar procedimientos de educación y reinserción social.

5 comentarios:

Pablo Amaya dijo...

Don Trotti, mis felicitaciones por los ultimos escritos, que no han sido mediaticos ni estruendosos como los de Chavez, Zelaya o Cutie que provocan las reacciones de los Nilocas, Acidos y los anonimos pero que eso no significa que no los leamos y sean de nuestro interes. Saludos

Javier Nicolas dijo...

Pues mi amigo Pablo Amaya; el problema de la mayoría del periodismo en nuestros paises es que sencillamente No apelan a la ética profesional y el cumplimiento de las leyes, aino que actúan de acuerdo a sus intereses y bozal de arepa. Para nadie es un secreto que este (4to. Poder) Pone y quita Autoridades en un país; llama a la Rebeliones civiles, cuando Gobiernos no les convienen que tomen ciertas medidas que afectan a sus grupos; entre otros. ¿Puede haber ética en Dueños de Comunicación, rmpresarios de Empresas Monopolizadoras de ciertos Sectores económicos que no les convenga determinadas politicas Gubernamentales? Por eso fue que tumbaron a Chávez en Venezuela en el 2003 y siguen tratando de tumbarle del poder. ENTONCES MI AMIGO, LA ÉTICA DEBE EMPEZAR EN CASA; DESAFIANDO AL MISMO DUEÑO DEL CANAL O PERIÓDICO QUE QUIERE A VECES IMPONERLES (AL PERIODISTA) UNA DETERMINADA LINEA EDITORIAL; SENCILLAMENTE PORQUE PAGA SU SUELDO O SU BOZAL DE AREPA, COMO DECIMOS EN VENEZUELA....!

Anónimo dijo...

Como puede ser descarado el señor Javier Nicolas, de cual etica habla, acaso defender un dictador como Chavez es una aplicacion correcta del termino.

Anónimo dijo...

¿Acaso etica es un termino relativo, que solo se aplica cuando nos conviene? Defender las fechorias de quien oprime un pueblo privandolos de su libertad, utilizando dinero para comprar voluntades en otros paises, privarlos de electricidad y agua mientras se compran millones de dolares en armas. Lo que antes era un pueblo rico, hoy es un pobre pueblo pobre. ¿Es acaso esta la etica de que habla el señor Javier Nicolas?

Anónimo dijo...

chavez,hitler, los castro, stalin, mao, los kin do sun de corea del norte, y toda esa crapula comunista neonazi es enemiga de la libertad en sentido general, y aqui en america letrina quieren imponer ese modelo, ya hay leyes mordaza en bolivia y ecuador, tambien, impulsadas por el gorila golpista de chavez, atracador del erario publico de su pueblo para gastarselo en promover dictaduras comunistas totalitarias.