lunes, 11 de mayo de 2009

Chávez; loco por los medios

El presidente venezolano, Hugo Chávez, no está en su sano juicio, democráticamente hablando. Está loco por los medios de comunicación a los que amenaza constantemente con cerrar como si se tratara de empresas que deben estar a su servicio.

El problema de estas amenazas, es que Chávez cuando empieza a repetir algo en forma sistemática es como que va alistando a toda su “tropa”, entiéndase poderes Legislativo y Judicial para actuar en consecuencia. Así lo hizo anteriormente en mayo de 2007 cuando cerró Radio Caracas Televisión (RCTV), cantaleta que empezó seis meses antes durante uno de sus “Aló presidente” en diciembre de 2007.

A ello hay que sumarle que a raíz de que la Comisión Interamericana de Derechos Humanos pidió mayor respeto al Estado venezolano por las violaciones a esos derechos fundamentales, Chávez amenazó nuevamente que se retiraría de la OEA. Algo realmente incongruente, si se considera que hace un par de semanas en Trinidad y Tobago, y unas semanas antes, fue el abanderado y promotor de que Cuba estuviera en la agenda de dicha reunión y, especialmente, para que el gobierno de los Castro sea restituido a la OEA.

Volviendo al tema de su obsesión por los medios, uno tiene que admitir que Chávez es uno de los presidentes más congruentes que hay, especialmente cuando amenaza ya que siempre termina cumpliendo lo que dice. Es congruente, además, con la promesa que hizo después de ganar el último referendo, sobre que ahora vendría la profundización del socialismo. Desde entonces repartió tierras, confiscó empresas, nacionalizó petroleras y parte de la industria alimenticia

En su edición 330 “Aló presidente” de ayer domingo, Chávez dijo una serie de barbaridades en contra de los medios, pero sobretodo poniéndolos también a éstos debajo de su estrategia socialista para lo cual la asamblea legislativa está preparando la Ley de Propiedad Social, cuyo artículo 5 dice: “El Ejecutivo Nacional, cuando se determine la existencia de bienes cuya actividad productiva no esté orientada a satisfacer las necesidades reales de la población o no se corresponda con los intereses nacionales (...) podrá decretar la adquisición forzosa, mediante justa indemnización y pago oportuno de la totalidad de un bien o de varios bienes y declararlos de propiedad social".

Ayer, Chávez fue consecuente contra los medios, especialmente contra Globovisión, empresa a la que se la tiene jurada. “Una cosa es la crítica y otra cosa es la conspiración”, dijo y advirtió a los dueños de medios que se “pueden llevar una sorpresita en cualquier momento”. Al director de Globovisión, Alberto Federico Ravell, lo calificó como “un loco sin cañón” y aseguró que las emisiones de la cadena se acabarán “o me dejo de llamar Hugo Rafael Chávez Frías”.

¿Cual fue la bronca esta vez contra Globovisión, o mejor dicho la excusa? El 4 de mayo cuando se registró un sismo de 5.4 grados de intensidad en caracas, Globovisión informó primero que el gobierno o los medios informativos del gobierno. Debido a ello, CONATEL (Comisión Nacional de Telecomunicaciones) le abrió un procedimiento administrativo mediante el cual podría inhabilitar a la televisora temporalmente.

Hay dos procedimientos administrativos, además del reciente, que tienen que ver con las declaraciones de un entrevistado, el periodista Rafael Poleo, quien dijo que Chávez podría terminar como el dictador italiano Benito Musolini y otro por haber emitido declaraciones de Henrique Salas, gobernador de Carabobo, quien habría declarado su victoria antes de que se dieran los resultados oficiales en las elecciones de noviembre pasado.

Chávez está alistando toda su artillería, con la nueva ley, con CONATEL y con declaraciones como las de Nicolás maduro, el canciller, quien hoy declaró: “Saludamos acompañamos y respaldamos las medidas que el Estado tome en contra de Globovisión”.

En realidad con un presidente boquiabierto como Chávez, no es difícil que salgan sus acólitos como Maduro, para quejarse de una televisora que informó sobre un sismo. Maduro agregó sobre Ravell: "Ha lanzado a Globovisión por un despeñadero del terrorismo mediático y la conspiración y los acusamos como violadores de la Constitución y los derechos de todos los venezolanos".

Es obvio que el gobierno de Venezuela está creando las condiciones necesarias – léanse excusas y justificaciones – para cerrar a Globovisión y otros medios.