martes, 10 de febrero de 2009

Williamson y el ecumenismo

El obispo británico Richard Williamson fue destituido de su cargo de director de un seminario en Argentina, luego de que fuera reinsertado en la Iglesia Católica por el Papa Benedicto XVI por su pasado “lefrebista” al ser levantada su excomunión el 24 de enero, y de que conmocionara al mundo declarando a una revista alemana y una televisora sueca que el holocausto judío no existió, o que el extermino no alcanzó a seis millones de personas sino a 300 mil, según evidencia que dijo haber recopilado en la década de los 80.

La comunidad y la jerarquía judía agradecieron al Papa que haya pedido al obispo una rectificación de sus declaraciones con lo que amainó la controversia. Sin embargo, la Iglesia Católica no debería quedarse tranquila solo con el hecho de que la ultraconservadora Fraternidad San Pío X haya destituido a Williamson como director del seminario La reja en la provincia de Buenos Aires.

La decisión de separar a Williamson vino después de que no aceptara retractarse a pedido del Papa y, por el contrario, el fin de semana en una entrevista en la revista alemana Der Speigel – país donde por ley se prohíbe negar el holocausto – el obispo no se retractó sino que no lo hará y que seguirá buscando en sus evidencias.

Por el bien del ecumenismo y dejando de pensar en las controversias internas del Vaticano entre si conviene o no tener en su seno a los “lefebristas”, el Papa debe ahora mostrar que el ecumenismo es un valor de la Iglesia, para lo cual debería separar de nuevo a este obispo restituido. No le queda otra, a no ser que Williamson “encuentre evidencia” de que el holocausto sí existió.

Hasta el momento todos en la Iglesia Católica se han separado de los dichos del obispo, pero creo que para buscar realmente el ecumenismo es necesario que el Papa decida hacer algo más