miércoles, 31 de diciembre de 2008

Mis ritos de año viejo y año nuevo

Este es el día en que todo el mundo y en todo el mundo se ponen de manifiesto diferentes ritos y costumbres de manera que el año nuevo llegue sin los pesares del viejo, sorpresas agradables y, sobre todo, con prosperidad, amor y salud.

No tengo ritos costumbristas ni me apasionan los conocidos como comer doce uvas acompañando las campanadas, usar ropa interior de un color determinado, viajar a Times Square en Nueva York para celebrar la bajada de la bola de cristal, ni vestirme de blanco para entra al mar aquí en Miami Beach, ni mucho menos tirar tiros al aire sin ton ni son o quemar parte de la ropa vieja.

Mis costumbres son más modestas y tranquilas. Me gusta hoy 31 y mañana primero, hacer exactamente un poco de aquello que quiero y deseo que se traspase de un año a otro como si se tratara de entregar una posta, además de que mi limpia corresponderá sólo a deshacerme de papeles y trastes tanto de mi oficina como de mi casa y de mi estudio, las que deben entrar al nuevo año más organizadas o al menos con apariencias de más organizadas.

Hoy y mañana no me concentraré en nada todo el tiempo, sino más bien en un montón de cosas que me hacen sentir vivo y contento. Estaré con mi esposa ambos días; con mis hijos – ahora a la distancia dos de ellos de vacaciones en Argentina - practicaremos un poco de deporte, tenis si el tiempo acompaña o una caminata; pondremos algunos muebles y trastes en el garaje que serán donados; escribiré un poco cada día, parte de una columna semanal e incluso parte de un libro que escribo sobre mi infancia; me meteré en el estudio y si no llega la inspiración por lo menos mancharé pinceles y una tela ambos días; trabajaré un poco en cosas de mi oficina; veremos una película; rezaré por sabiduría y salud ya que entiendo que todo el resto de cosas podrán venir por añadidura; me levantaré bien temprano ambos días – hoy empecé bien a las 5:45 ya estaba arriba - ; no comeré nada que atente contra el colesterol que lo tengo a más de 230 y pensaré en como desprenderme de 5 kilogramos; llamaré por teléfono a la familia un poco en cada jornada y escribiré un par de mails a los amigos lejanos deseándoles salud y felicidad.

Eso en cuanto a los ritos. Sobre los deseos, espero tener la fortaleza para hacer lo que haya que afrontar y la salud necesaria; tener más sabiduría e inteligencia para seguir creciendo; conseguir el equilibrio en todo para ser mejor en la familia – que cada hijo vaya encontrando su camino - en el trabajo y con Dios, a quien le pido protección para mi familia cercana y las lejanas de todas aquellas cosas que uno no puede dominar.

En cuanto a lo que deseo y pido para todos los demás, amigos, conocidos, colegas, y países es salud y seguridad porque son las únicas cosas sobre las que nadie tiene el dominio completo. El resto, amor, paz, trabajo y prosperidad son parte de la añadidura.

Feliz Año y que tengamos un 2009 más estable, con mayor certidumbre y sin tantas sorpresas.

1 comentario:

bila dijo...

I enjoyed your post. I have been wondering about this topic,so thanks for posting. I’ll likely be coming back to your blog. Keep up great writing.
add url,blog add url,blog link exchange,link exchange blog,submit url,pasang links,tukeran link,add link,link blog,add url id