lunes, 25 de agosto de 2008

EE.UU: la batalla recién empieza

La Convención Demócrata comienza hoy en Denver y con ella la batalla real por la Presidencia de Estados Unidos. Barack Obama llega con su flamante integrante de fórmula, el senador Joseph Biden, y con su designación, una nueva encuesta de Gallup lo catapultó nuevamente a él por arriba de John McCain por cuatro puntos porcentuales.

Luego de esta Convención y de la que realizarán seguidamente los Republicanos en Minnesota, sólo quedarán dos meses para las elecciones de noviembre. Si hasta ahora las batallas fueron intensas, se augura una guerra frontal como nunca. La designación de Biden agrega varios condimentos. Obama no apostó por un cambio como indica su lema de campaña, sino fue por un camino seguro. Biden es viejo, experto en política internacional, de clase media y católico, todas aristas que lo complementan y que le pueden hacer ganar votos en esos perfiles que él carece o a los que no pertenece. Sin embargo, no haber elegido a Hillary Clinton su antigua contrincante y con quien todos veían la “fórmula ideal”, puede traerle problemas hasta en su propio partido.

John McCain ya se aprovechó de lo que parece un feliz desliz para los republicanos. Sus spots propagandísticos comenzaron a pegar fuerte este fin de semana y varios partidarios como Rudolph Guliani empezaron a declarar a favor de Hillary tratando de seguir dividiendo a los demócratas. Para McCain y su campaña, Biden es un demócrata que criticó a Obama de inexperto durante la interna con Hillary, un aspecto que usarán a ultranza para corroer la fórmula. Para los demócratas, la selección sirve para morigerar las críticas de que Obama, inexperto en política internacional, no sabría cómo lidiar con temas nuevos, como el conflicto Rusia-Georgia. Biden es a Obama lo que Dick Cheney fue a George Bush, a quien también se calificaba de inexperto en asuntos foráneos.

Si uno se guiara por la voluntad de la gente, de los amigos, de lo que mayoritariamente dicen los medios de comunicación, Obama ganaría fácilmente la elección presidencial, o al menos eso era lo que se pensaba semanas atrás. Ahora la batalla es más pareja. El precio del crudo algo en retroceso, una Rusia envalentonada son hechos que le dieron a McCain un buen repunte. Sin embargo, la inflación interna, el costo de la gasolina y los alimentos en su punto más alto en la última década, muestran a los demócratas como favoritos para traer un cambio de timón.

Por otro lado, si uno observa la experiencia de la última elección, cuando Bush parecía que no sería reelegido, uno se puede dar cuenta que las cosas no están decididas todavía. Incluso, hasta cuando las encuestas podrían inclinarse para uno u otro lado con grandes ventajas porcentuales, EE.UU. no cuenta la mayoría de votos populares, sino sus colegios electorales, por lo que la decisión está en la suma de estados y no de votos, como le sucedió a Al Gore. Además, cualquier acontecimiento sorpresivo pudiera torcer el ritmo del favoritismo, como por ejemplo que Bush atrape a Bin Laden o que ocurra un ataque terrorista de envergadura, no solo en el país sino en cualquiera de sus aliados. El ataque terrorista de Madrid el 11 de marzo de 2004 además de la catástrofe nacional, fue una catástrofe para el conservador Partido Popular que vio desvanecidas sus aspiraciones de ganar unas elecciones que parecían segurísimas.

Veremos cómo se comporta la propaganda electoral en estos días. La Convención Demócrata tiene que nominar oficialmente a Obama-Biden, y enterrar la figura de Hillary con un mensaje de unión, aunque sea a regañadientes para 18 millones que la votaron en las internas. McCain anunciará esta semana a su compañero de fórmula, agregando más condimentos a esta batalla que recién empieza.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

El tema racial es que en definitiva y lamentablemente prvalecer'a en estas elecciones.

mi despertar dijo...

Muy interesante tu blog, te dejo el mío

Anónimo dijo...

vi a Hillary esta noche y creo que ella hubiese tenido que ser la que corre para la presidencia. muy superior a Obama definitivamente. Al menos juntos le hubiesen podido hacer sombra a macCain, creo que ahora McCain subirá como la espuma. Y ni hablar si como dice usted a Georgito que se le ocurra encontrar a Bin ladem.

chenmeinv0 dijo...

jordan shoes
pandora outlet
ray ban sunglasses outlet
ray ban sunglasses
nike roshe run
michael kors outlet clearance
yves saint laurent handbags
red bottom shoes
nike running shoes
oakley sunglasses
2017.4.7xukaimin